viernes, 23 de marzo de 2018

LA DIFERENCIA QUE NOS HACE IGUALES





Todos los seres humanos somos diferentes unos de otros, incluso los gemelos idénticos tienen sutiles diferencias que los distinguen. Por otra parte las vivencias personales de cada uno influyen en nuestro físico y en nuestra personalidad, cicatrices, traumas, manías, etc. Es esta diferencia a nivel individual lo que nos hace iguales, es decir lo que todos tenemos en común es que somos un organismo único y excepcional perteneciente a la especie humana, un tesoro evolutivo que la naturaleza se ha esforzado en forjar a lo largo de incontables milenios. Nadie está libre de la diferencia, un racista calvo es diferente a un racista con una prominente melena, quizás el odio de uno tiene su origen en la familia que lo educó mal y tomó como modelo a unos progenitores xenófobos, mientras que el otro pudiera haber aprendido a odiar por envidia, por egoísmo o por su propia inseguridad. El racista calvo solo tiene en común con el que luce melena su racismo, pero son racismos diferentes, y esa diferencia con las circunstancias apropiadas y en sujetos predispuestos al odio, sería suficiente motivo para que se odiasen entre sí. Por lo tanto somos tan especiales cada uno de nosotros que la diferencia se convierte en nuestro principal rasgo en común.







Por eso debemos tener todos los mismos derechos, por eso la diferencia sólo se puede gestionar a través de la igualdad imaginaria, porque la igualdad no existe en la naturaleza, ni en los copos de nieve, ni en el iris, ni en las huellas dactilares, la diferencia siendo real es infinita, nadie tiene los átomos de la piel iguales al otro, nadie puede respirar dos veces exactamente las mismas moléculas de aire, moléculas de aire que producen cambios en el organismo, en definitiva ni siquiera somos iguales a nosotros mismos después de una décima de segundo, pues una décima de segundo es suficiente para que nuestras partículas, átomos o moléculas cambien de posición en el espacio-tiempo, si no somos siquiera materia estática, porque la materia está en constante movimiento a nivel cuántico, ¿cómo podríamos ser iguales a algo o a alguien que está también en constante metamorfosis?





Por lo tanto quién odia a alguien por ser diferente solo odia sin más.


viernes, 16 de marzo de 2018

ANARQUÍA SOLIDARIA O LA VERDADERA LIBERTAD






La vida ya nos hace esclavos de nuestra anatomía o el entorno, por ejemplo, la gravedad nos roba la libertad de ser ingrávidos y la muerte nos impide ser eternos. 
Pero a nivel social existe la posibilidad de ser libres en colectivo y esto solo se puede alcanzar a partir de la concienciación, la cooperación, la solidaridad y la empatía.


He oído muchas veces aquello de que mi libertad termina donde empieza la tuya y viceversa, pero no es verdad, mi libertad no termina nunca y nunca termina la tuya, es más, entre tú y yo no existe una línea a modo de frontera que delimite nuestras libertades individuales siempre y cuando no sintamos ni tú ni yo el deseo de dañar al otro. Soy libre de matarte, pero no deseo hacerlo, y eso es algo que nos hace libres a ambos. Por ello, si sabiendo cómo debo obrar para no perjudicar a nadie ni restar libertad a otros, y mi deseo es vivir conforme a esta premisa, mi albedrio nunca interferirá de manera intencionada con el tuyo, y si alguna vez causara mal a alguien de manera accidental, esta influencia sobre otros no sería impuesta por mi voluntad, sino por el azar, quién es un agente ineludible a la hora de restar libertades a todos los individuos.

En un sistema donde cada uno de sus componentes respete esta idea no se necesitan policías ni gobiernos, solo organización.
¿Utopía?: En grupos pequeños no, a nivel mundial espero que solo de momento.

domingo, 25 de febrero de 2018

HOMO GOOGLENSIS. EL SUCESOR DEL HOMO SAPIENS





               De The Opte Project - Originally from the English Wikipedia; description page is/was here., CC BY 2.5, https://commons.wikimedia.org




Y CAMINAR NOS HIZO INTELIGENTES



Sabemos que nuestros antecesores homínidos, en algún momento de la historia se pusieron de pie, probablemente se bajaron de los árboles para buscar alimentos debido a algún tipo de cambio climático o sequía que afectara a la vegetación, y al erguirse y caminar a dos patas, pudieron tener una visión más extensa de su hábitat. Así los individuos que miraban por encima de la hierba alta de la Sabana, eran capaces de divisar a sus depredadores antes que los que caminaban a cuatro patas, y por lo tanto tenían un mayor índice de supervivencia que quienes no gozaban de esta cualidad.

Al quedar libres las patas superiores, las manos y su movilidad estimularon la actividad cerebral, ya que ahora podíamos crear herramientas y teníamos miles de años por delante para ensayar, es decir, fueron nuestras manos las que nos enseñaron a usar el cerebro y viceversa, luego  La selección natural hizo el resto. La consecuencia: mayor capacidad craneal.

Hoy en día sabemos que la inteligencia no se mide por el tamaño del cerebro, sino por la manera en que se conectan sus circuitos neuronales. Aun así, es evidente que el tamaño sí importa.


 

INTELIGENCIA AL CALOR DE LAS LLAMAS

Más tarde, aprendimos a dominar el fuego y esto mejoro enormemente nuestra calidad de vida, no solo sirvió para calentarnos, para iluminarnos o para protegernos de las bestias sobre todo por la noche, sino que además el fuego nos sirvió para cocinar los alimentos, y al hacerlo la comida sabía mejor y era más fácil de digerir. Los nutrientes y proteínas se asimilaban ahora más facilmente, lo cual produjo un mayor desarrollo del sistema nervioso y por consecuencia otro crecimiento de la capacidad craneana. 

Quien tenía fuego tenía un hogar, sentarse alrededor de él debía ser lo normal entre los miembros del clan. Quién sabe si las primeras historias de terror, con algún depredador natural como protagonista, surgirían en alguna de estas “reuniones familiares”. Pero también teníamos una herramienta adicional que “forjaba” las puntas de las lanzas endureciéndolas al chamuscarlas sobre las llamas, haciéndonos cada vez mejores cazadores y provocando una prosperidad aritmética en paralelo al desarrollo de nuestro cerebro.


 

¿YA ESTÁN NACIENDO LOS HOMO GOOGLENSIS?

No me hace falta ser neurólogo, para intuir que el siguiente salto se está produciendo ahora.

¿Cómo crees que nos influirá tener todo el conocimiento humano a golpe de un solo clic? , ¿Cómo afectará a nuestro cerebro saber de todo? ¿A caso no es evidente que cualquiera de nosotros hoy en día podría poseer más conocimientos que genios de la talla de Newton, por ejemplo?

 Quienes tienen acceso a google, Wikipedia o internet en general, y la sabiduría para distinguir lo verdadero de lo falso (ya que hay mucha falsedad circulando), poseen las herramientas necesarias para participar de este nuevo cambio en nuestros cerebros. No digo que vayamos a ser otra especie en un futuro, digo que internet podría volvernos más inteligentes y que nuestras conexiones neuronales funcionarían de manera más eficiente dado que tanto conocimiento disponible así lo haría posible. De igual modo que el cerebro de un taxista o el de un ajedrecista funcionan de manera acorde a su actividad, con ciertas particularidades y diferencias respecto a otros grupos de personas, es lógico pensar que al tener nociones de diferentes campos de la ciencia aprendidas gracias a la red, al poder combinar  conocimientos de física, filosofía, medicina, genética, matemática o astronomía por ejemplo, esto nos convierte en pequeños sabios de nuestro tiempo, pues tenemos la ventaja de poder acceder a esa gran enciclopedia que es internet y por lo tanto provocará ciertas diferencias en el funcionamiento cerebral del "hombre de internet".  Cuando busquemos la solución a un problema tendremos más conocimientos de los que servirnos, de igual modo que un jugador de ajedrez se sirve de su experiencia para vencer las dificultades que su rival le plantea sobre el tablero. Nuestras neuronas viajaran a más lugares, rebuscando en los rincones de nuestra memoria, encontrarán más información e imágenes impresas en nuestro cerebro y se convertirán por lo tanto en bólidos más rápidos y seguros haciendo que los circuitos de la fórmula 1 cerebral sean cada vez mejores.

Ahora bien, no sé si esta cualidad será transmitida de padres a hijos o si formará parte del aprendizaje desde la más tierna infancia, lo que sí sé es que los niños desde muy corta edad, antes del año de vida incluso, asimilan con mucha facilidad las novedades tecnológicas, hasta el punto de que parece que nacen sabiendo, que vienen al mundo ya adaptados a la tecnología. Cómo en la selección natural, Cómo en la evolución.


lunes, 12 de febrero de 2018

CÓMO SOBREVIVIR A COTILLAS, ACOSADORES Y DEMÁS ALMAS MALINTENCIONADAS






A menos que seas ermitaño, la interacción con el prójimo es inevitable, interacción que puede ser muy beneficiosa para un grupo cuando confluyen buena fe y cooperación, pero también puede resultar muy dañina cuando existe el ánimo de causar un mal. 

Muy importante:

Por supuesto siempre te queda la vía judicial si crees que tus derechos han sido vulnerados.
En el entorno laboral es aconsejable escribir en un diario cada acto de acoso con detalle, así como cualquier ofensa o menosprecio realizado. No lo hagas a escondidas anota todo con fechas, hora y sin escatimar en detalles delante de tus acosadores si fuera necesario. Además podría serte muy útil a la hora de denunciar.

Mi visión:

A continuación hablaré de cómo inmunizarse de los diferentes tipos de acoso, bulos, cotilleos, moving, técnicas de vacío y otras maneras de causar dolor sin mediar agresión física.

 Todos hemos oído alguna vez ese dicho que reza "Pueblo pequeño, infierno grande"  y esto es algo que puede aplicarse no solo al entorno rural, ya que también llega a producirse en interacciones que se comportan como microsociedades en algunas situaciones de la vida urbana, como por ejemplo entorno laboral, grupos de amigos, clientes de un bar, comunidades de vecinos o compañeros de clase, por citar algunas.
 Los cotillas suelen ser personas con baja autoestima que utilizan estos comportamientos para afianzar lazos con los compañeros de cotilleo. No siempre existe mala intención, a veces es solo curiosidad, otras veces es morbo, otras son enfermos de cotilleo compulsivo y otras son cobardes que lanzan bulos por miedo a un enfrentamiento directo con la persona a la que pretenden dañar. 
 Si tu entorno social te castiga de manera injusta, de mis 7 consejos acepta los que te parezcan útiles y desecha los que por el contrario no se adecuen a tu criterio.


NO SEAS COTILLA

Siempre que puedas evita verte envuelto en una conversación de esas en las que se critica con saña a algún conocido común, piensa que esas mismas personas te despellejarán a ti en cuanto te des la vuelta. Te van a odiar por ello, pero es mejor recibir su odio que ser como ellos.


NUNCA MUESTRES INTERÉS EN DESMENTIR RUMORES QUE TE AFECTEN. 

Debes esperar a que te pregunten directamente. Aunque sepas a ciencia cierta que corre un bulo sobre ti, por muy disparatado que te parezca el rumor, nunca te adelantes a los acontecimientos, ya que al final los rumores infundados suelen desmentirse por sí solos restando así credibilidad a quien los difundió. 


NO INTENTES INTEGRARTE SIN INVITACIÓN  

Parecerás ansioso por pertenecer a un grupo y conseguirás precisamente el efecto contrario. Si eres nuevo en el barrio, pueblo, instituto, trabajo o grupo de cualquier índole, espera a que los demás te ofrezcan su "hospitalidad" a través de la empatía.
Las primeras personas en acercarse a ti y ofrecerte sincera amistad merecerán tu gratitud. Rodéate de ellas si son personas nobles.


MARGINA A TUS MARGINADORES

Margina a los grupos de personas que te desprecian. Como dijo un emperador romano: "La mayor venganza es ser diferente a tu enemigo". Quienes desprecian a los demás se sienten mejores y es por ello que no te conviene relacionarte con ellos. Tú no debes creerte mejor persona que nadie, pero si puedes mostrar hábitos diferentes que harán irritar al "ignorante"* hasta el histerismo. Tener una salud moral más elevada que la de quien te niega el saludo, es la mejor manera de desquiciar al "ignorante"*. Para ello no debes odiarlos sino más bien apenarte por su desgracia, pero a la vez intentar evitar contagiarte de su miseria espiritual.

* Cuando digo "igorante" me refiero a quién ignora que nadie es mejor que nadie
 

ENTRENA TU INDIFERENCIA A LA OPINIÓN QUE OTROS TIENEN DE TÍ.

Debes entender que en un mundo global la soledad puede llegar a ser un privilegio. Llena esta soledad con actividades que te hagan crecer como persona, lectura, meditación, deporte, escribiendo o haciendo cosas que te hagan sentir bien. Una vez que estés a gusto contigo mismo en soledad también lo estarás cada vez más en general, y a los demás les será más difícil causar daño a tu autoestima.


NUNCA TE DISCULPES POR SER DIFERENTE

"Allá donde fueres, haz lo quieres, pero siempre dentro de la ley". No olvides que no estás obligado a hacer tuyas las costumbres ajenas que te desagradan, aunque debes respetarlas cuando sean  civilizadas. La integración no implica imitación, nadie puede imponerte nada a cambio de su aceptación, pues ésta no sería verdadera sino más bien un chantaje. Debes actuar siempre dentro de las leyes o normas, que para eso están por encima de cualquier costumbre local o grupal.


SI TE HACEN EL VACIO, LLENALO DE TEMPLANZA.

Las personas que llevan a cabo esta práctica del vacio, a menudo, si no siempre, suelen ser sujetos débiles de espíritu que rayan el sadismo con esta forma de maltrato. Pero esto debes esperarlo y aceptarlo con naturalidad, ya que en realidad el vacío que viene de ese tipo de individuos es una bendición. Demuéstrales que no te afecta y el daño que pretenden hacer se volverá contra ellos en forma de frustración.

jueves, 18 de enero de 2018

EL TIEMPO CONCEPCIÓN CIENTÍFICA Y FILOSÓFICA





INTRODUCCIÓN

 
Una mente reflexiva puede cambiar la percepción de su propia existencia y la de los demás, pero para ello hace falta precisamente eso, reflexión, algo que escasea en los tiempos que vivimos, ya que los seres humanos estamos cada vez más alienados con el consumo, las sustancias y el aborregamiento colectivo que provocan los medios de comunicación, si a esto sumamos las proliferantes conductas aberrantes que incomprensiblemente se dan en la actualidad, como por ejemplo, racismo, xenofobia, nacionalismos, patriotismos o localismos, que abogan por las diferencias en vez de cuidar las coincidencias, hasta tal punto de llegar a estar orgullosos de la endogamia, o como se conoce popularmente, “ser de pura cepa”, en vez de tener el orgullo de ser producto de un mestizaje que sin duda enriquece nuestra genética y la de nuestra descendencia, si  también sumamos la estupidez abrupta de sentirnos mejor o superiores a otros, parece inevitable darse cuenta de que en el mundo contemporáneo quién tiene la capacidad de pararse a reflexionar sobre lo cotidiano es alguien privilegiado. Conviene pues no despreciar a quién si lo hace ya que a pesar de no estar libre de errar en sus apreciaciones, es gracias a esta minoría que el conocimiento universal avanza evitando así el estancamiento de la humanidad en su propia estupidez. Ojalá las generaciones venideras no pierdan capacidad reflexiva a pesar de que las tecnologías cada vez se lo pondrán más difícil.


Llegados a este punto, como siempre ofrezco mi humilde opinión, autodidacta y forjada en la ausencia de la influencia de los círculos académicos y en la libertad de no esperar reconocimiento alguno a excepción del  mío propio por mi esfuerzo reflexivo y de no temer la falta de aceptación de mis teorías por parte de quienes poseen el poder de validar la verdad desde sus sociedades científicas elitistas.

Sostengo que se debe intentar tener una comprensión certera de lo que es el tiempo a través de una combinación de dos concepciones, ya que una (la física) desentraña su naturaleza dimensional con medidas tangibles, como la masa, la densidad o el espacio, espacio que por cierto está unido al tiempo de una manera intrínseca. Para ello puede servirse de la matemática o la cosmología por ejemplo. Pero a través de la otra (la filosofía) podemos desenmascarar la apariencia perceptiva que tenemos del tiempo y llegar a entender cómo afecta en realidad a nuestra vida.



 ÉRASE UNA VEZ EL TIEMPO

  




El Big Bang o gran explosión se produjo por las extremas condiciones de densidad y temperatura que se dieron en el instante preciso del nacimiento del universo tal y como lo conocemos, porque el universo anterior que desconocemos, existía, aunque en un espacio infinitamente inferior al que se originó una milmillonésima parte de segundo después de la explosión y por eso es de prever que  al ir íntimamente unidos el espacio y el tiempo, también este último existiera de manera minúscula en el diminuto universo pre-Big Bang, donde toda la materia cosmológica se encontraba aprisionada en apenas el volumen que ocupa una canica. Antes de este momento no podemos saber que ocurrió, aunque yo soy de los que creen que para que se produzca un Big Bang, primero hace falta un Big Crunch (Colapso universal por la fuerza de atracción gravitatoria) Es decir en un globo cósmico que se infla y desinfla constantemente en un ciclo perpetuo originando cada vez un nuevo universo. Es como si la materia se diese infinitas oportunidades de crear todo lo que es. Por ello creo que antes del nuestro tuvo que existir uno anterior como mínimo.

LA EXPANSIÓN DEL UNIVERSO



A raíz de esa enorme explosión, desatada con tal furia que jamás se volverá a producir otra de tal dimensión hasta el siguiente Big Bang que origine el próximo universo, la fuerza impulsora de la materia, al igual que una onda expansiva producida por una bomba o el impacto de un  meteorito, por ejemplo, obliga a los objetos celestes a alejarse entre sí cada vez más, de la misma manera que los puntos de la superficie de un globo se alejan al inflarse. Esta circunstancia es la responsable de las actuales propiedades del Espacio-Tiempo, que además está tremendamente influenciado por la masa de los cuerpos, capaces de distorsionar la forma de la membrana espacio-temporal y por consiguiente sus constantes, haciendo de ésta algo inestable, o como diría Albert Einstein, relativo.

Si bien es cierto que en el actual Todo, el tiempo y el espacio son la misma dimensión, indivisible e inseparable y regida ésta por las newtonianas leyes de gravitación universal, también es cierto que en un universo diferente, originado de otra manera y donde las leyes físicas podrían ser diferentes, también esta dimensión pudiera ser diferente o divisible y regida por otras constantes cosmológicas.


Pero vamos con lo nuestro, con el cosmos que nos vio nacer, nuestra casa, nuestra madre naturaleza tan grande como lo más grande que podamos imaginar, porque al fin y al cabo lo que no se puede imaginar no es grande sino infinito y el universo si tiene un final, unos bordes y fronteras aunque jamás lleguemos a divisarlos. Volvamos al concepto del globo que se infla como consecuencia de una explosión, un globo cuyos bordes se ven alterados por cuerpos celestes muy pesados, y esa deformación del Espacio-Tiempo producida por estrellas y planetas, hace que los segundos transcurran a mayor o menor velocidad según su curvatura. Véase la imagen de abajo.





¿QUÉ ES EL TIEMPO?

 
Nunca lo sabremos con exactitud. Y esto es así porque ni siquiera sabemos que rostro tenemos o que color tiene el cielo. Solo podemos asegurar como percibimos la naturaleza (Espacio-Tiempo incluido), pero jamás llegaremos a saber a ciencia cierta cómo es en realidad. Pincha aquí para saber porqué: http://obrerodigno.blogspot.com.es/2016/01/mas-alla-de-la-verdad-la-ilusion.html

Y nosotros, que viajamos a lomos de él, al igual que un corazón que algún enamorado grabó en el tronco de un roble se mueve cuando éste crece, cada vez que el árbol hace un esfuerzo para alcanzar la luz y se estira hacia el sol, el dibujo se eleva con él, así viajamos a través del universo y en el tiempo nosotros los homínidos insignificantes, viajeros pasivos que apenas hemos alcanzado nuestro propio satélite, arrogantes organismos que aún seguimos anclados en la prehistoria sin saberlo, animales torpes que siguen luchando por sobrevivir a guerras, hambrunas, enfermedades y sistemas injustos que nos esclavizan injertando en nuestras mentes el deseo de placer como una nueva forma de consumismo, además del deseo de bienes materiales inservibles que nos apartan de la capacidad reflexiva. Aún estamos huyendo de los Dientes de Sable, que ya no son grandes felinos, sino sociedades enfermas y decadentes que destruyen el planeta. Nos adentramos en la cueva del oso del paleolítico que en estos días es Capitalismo, armados con avaricia en vez de lanzas, para saciar el hambre de poder y no la necesidad de alimentos que sustenten a nuestro clan. Corremos delante del León Cavernario llamado pensamiento, que amenaza con devorarnos si no nos damos suficiente prisa, si no somos tan rápidos como para trepar a los árboles y escapar de él, ya que si nos detenemos corremos el riesgo de darnos cuenta de lo efímero e  insignificante del ser humano que ni siquiera ha sabido evolucionar con dignidad.

 Como diría el replicante aquel ¿Qué somos sino lágrimas en la lluvia?, ¿De qué nos sirve comprender las leyes espacio-temporales si ni siquiera comprendemos nuestro lugar en el océano cósmico?, ¿Para qué queremos colonizar nuevos mundos que destruir o esquilmar como hacen las termitas a los árboles llenos  vida y belleza? Si el sentido de la vida es perpetuarse a sí misma a través de la transmisión genética, ¿Para qué perpetuar una especie que hace que se extingan otras muchas? ¿Esto es lo que el ser humano quiere hacer con su tiempo?


  



LO IMPORTANTE NO ES SABER QUÉ ES EL TIEMPO SINO LO QUE HACEMOS CON ÉL



Sabemos que es tan inmenso como el universo y conocemos su funcionamiento y composición física, comprendemos las leyes que lo gobiernan y quizás algún día sepamos como viajar a través de él, pero al igual que un mono con un libro, no sabemos usarlo adecuadamente. Hemos visto el lapso total de 15.000 millones de años que hemos dejado atrás sin tan siquiera imaginar lo que aún queda por delante, tenemos consciencia de la pequeñísima porción de tiempo que se nos ha sido concedida a cada uno y aun así nos afanamos en desperdiciarla viviendo como zombis de una civilización enferma que huye de la solidaridad y la empatía, como nuestros ancestros homínidos lo hacían de sus depredadores naturales.

Los estoicos decían que el pasado no se puede cambiar, ni tampoco debe preocuparnos el futuro ya que ni el uno ni el otro existen, solo un presente continuo y un segundo eterno. Pero a mí aun me queda la esperanza de que se produzca una improbable circunstancia cuando llegue el  big crunch y el Espacio-Tiempo se contraiga y los acontecimientos transcurran hacia atrás y no hacia delante como con la expansión, cuando debido a este cese del impulso de la gran explosión, las galaxias vuelvan a atraerse de manera proporcional al producto de sus masas e inversamente proporcional al cuadrado de sus distancias, libres de la maldición de estar cada vez más alejados entre sí, como los seres humanos con sus teléfonos móviles, sus e-mails y sus videoconferencias. Una bellísima idea que alguien imaginó, hermosa por su extremada sencillez y esperanzadora por lo que representa, por la segunda oportunidad que nos podría ser concedida. No creo en ella, pero quiero creer que se producirá algo así, que naceremos en las tumbas y moriremos en el vientre materno, ahora sí con la conciencia tranquila de haber utilizado bien el tiempo.









José Miguel Millán Durán