domingo, 28 de febrero de 2016

¿PORQUÉ NO INTERESA ACABAR CON EL HAMBRE EN EL MUNDO?



mapa del hambre 2005

De St.Krekeler de de.wikipedia.org, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=12781555

 

 

El desperdicio de comida un pecado imperdonable


La comida que se desperdicia es tres veces la suficiente para alimentar a las personas que padecen hambre en el planeta, ya que casi un billón de dólares en alimentos se tira a la basura cada año.

Las muertes en el mundo por inanición son consideradas por algunos capitalistas radicales, como una forma de control demográfico para el problema de la superpoblación mundial, pero en realidad son un fenómeno digno de sentir vergüenza para todo el género humano.

El sistema se ha encargado de instaurar en nuestras conciencias lo importante del reciclado (negocio lucrativo) para la sostenibilidad del planeta, de ésta manera reciclamos plástico, vidrio, móviles (que contienen minerales valiosos como el coltán), etc. Pero, ¿qué pasa con la comida?, ¿Por qué no existe la misma dedicación a la hora de pedir al ciudadano la reutilización del alimento sobrante?

En los bancos de alimentos uno puede encontrar leche, aceite, conservas y otros productos alimenticios en estado óptimo para el consumo, eso sí, allí no vas a encontrar el medio chuletón que no te pudiste comer y que acabó en la basura porque a ti no te gusta la comida recalentada, pero ¿sabes cuánto daría una persona hambrienta por comer lo que tú has tirado?

El problema está en cómo hacer llegar ese medio chuletón o ese plato de lentejas que mi hijo no ha querido comerse de ninguna de las maneras, a un niño Somalí, por ejemplo. ¿Se puede hacer? Pues sí, se puede hacer, si la humanidad ha conseguido llevar naves tripuladas a la luna, seguro que es capaz de hacer conservas, congelar o deshidratar alimentos para llevarlos a otras partes del mundo. 

 

Tener dinero no garantiza tener alma


El verdadero impedimento es que no hay voluntad de resolver el problema, ya que seguramente alguien podría idear un sistema efectivo (si es que no está inventado ya) y de menor coste que el billón de dólares anuales que cuesta el desperdicio de alimentos. Mientras tanto la sociedad occidental prefiere tirar comida a salvar vidas y el dinero necesario para paliar el hambre permanecerá de manera indefinida en los bolsillos de los que más tienen.

En el mundo en el que vivimos reina la avaricia y la dictadura del dinero por encima de todo, y el actual sistema capitalista dificulta enormemente a la especie humana la consecución de logros colectivos como la erradicación del hambre, las guerras o la enfermedad. Mientras la comida siga siendo una propiedad privada cuantificable económicamente, la industria armamentística un negocio altamente rentable y las farmacéuticas antepongan los beneficios millonarios a la salud de todos nosotros, la humanidad no será digna de llamarse así.






En este video se explica con datos lo que está

ocurriendo con el desperdicio de comida


                             
Propellerads

1 comentario:

  1. Ud. lo ha dicho, el Bien Común se enterro. Pero o lo desenterramos, o vamos de c... y en pendiente.

    ResponderEliminar