sábado, 2 de abril de 2016

LA TRANSFORMACIÓN DEL MACHO ALFA PREHISTORICO EN DIOS


Para nuestros antepasados el macho dominante era el equivalente a Dios


De No machine-readable author provided. 1997 assumed (based on copyright claims). - No machine-readable source provided. Own work assumed (based on copyright claims)., CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1666845




INTRODUCCIÓN

Si hay algo que todas las culturas tienen en común es el concepto de lo divino. A pesar de que no hay prueba científica de la existencia de Dios y de que las religiones apelan a la fe ciega, la creencia en un Dios todopoderoso y creador sigue siendo una certeza para la mayoría de la población mundial, hasta el punto de que hay un país antiguo como el Vaticano y otro de creación más reciente como el Estado Islámico, fundados en base al concepto de Dios. Además este asunto del Ser superior viene siendo una constante desde que se formaron las primeras civilizaciones, primero a través de la mitología y más tarde con las vigentes religiones (la mitología del futuro según algunos)




IDEA DE LA TRANSFORMACIÓN DEL MACHO ALFA PREHISTORICO EN DIOS


Los primeros homínidos se agrupaban en clanes (manadas), y ya entonces este tipo de organización primitiva implicaba una estructura jerárquica similar a la que podemos observar en los simios actuales, y aunque cada especie de monos tiene particularidades sociales, siempre hay un jefe o macho alfa al que los demás individuos rinden sumisión. La aceptación de esta norma se hizo necesaria para la pertenencia al grupo y al fin para la supervivencia, de manera que este comportamiento social suponía una premisa evolutiva.

Al igual que las demás características del hombre, cabe suponer que la conciencia humana resultara de un elaborado proceso natural que probablemente durara miles de años y que fuera una ventaja adaptativa complementaria a la inteligencia y el instinto. Pero el homínido tuvo conciencia del Ser superior antes que de sí mismo al haber pertenecido durante millones de años a grupos dependientes de un macho alfa, siendo este comportamiento instintivo ancestral mucho más antiguo que el “Yo” contemporáneo.

 Según esto, la idea del Ser superior o Dios está impresa en nuestro subconsciente, y es por ello por lo que es tan fácil de aceptar socialmente a pesar de que contradice toda lógica.

Pero esto es solo una teoría…





 

viernes, 1 de abril de 2016

CARTA AL KU KLUX KLAN



De Escapedtowisconsin Photo/Paul M. Walsh - Own work by uploader Photo/Paul M. Walsh, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=4940049


A QUIEN CORRESPONDA

Ahora que conocemos la secuencia completa del genoma humano y neandertal, sabemos a ciencia cierta que ambas especies compartimos material genético. En realidad aproximadamente un 20% del ADN neandertal sigue vivo dentro de nosotros. 
En la última década ha quedado al descubierto, tras la publicación de la secuencia genética de estas dos especies, que los europeos y asiáticos tenemos entre un 1% y un 3% de genes neandertales en la actualidad. A modo de curiosidad cabe comentar que este porcentaje heredado de nuestros “un poquito antepasados”, contribuye a desarrollar enfermedades como lupus, diabetes o enfermedad de Crohn entre otras, por lo que cabe deducir que si solo un 20% de su genoma ha sobrevivido hasta nuestros días, es porque el resto fue descartado evolutivamente por ser posiblemente dañino o recesivo.
Dicho esto, ahora sabemos que la raza subsahariana, es la única libre de ADN neandertal, y por lo tanto la que posee los genes más modernos del planeta tierra y esto es así porque las poblaciones del África negra no tuvieron contacto con la otra especie de humanos con la que compartieron franja temporal pero no espacio geográfico. Los Sapiens que emigraron a Europa y Asia por el contrario, no solo compartieron el habitat con los nendaertales, sino que además se aparearon en algunos casos, dando así origen a individuos híbridos, que tal vez como en otras especies de mamíferos, tuvieran una escasa tasa de fertilidad, aunque no lo suficientemente baja como para tener una descendencia cero que evitase la transmisión genética. En el caso de E.E.U.U por ejemplo, la población autóctona resultado de las migraciones asiáticas, ya compartía genoma neandertal con los europeos que llegaron después.
El primer Homo Sapiens puro 100 x 100 no pisó América hasta la llegada de los esclavos, transportados desde el continente africano en barcos europeos. Los tripulantes ignoraban que transportaban en sus bodegas un tesoro de gran valor evolutivo,, pues estos individuos de piel negra, lejos de ser animales, como los consideraba el poder económico de la época, muy a conveniencia para justificar su explotación, eran en realidad la cúspide de la pirámide biológica de nuestro ecosistema planetario. No digo que los negros sean superiores, no entro a considerar cuestiones que puedan alimentar prejuicios, solo digo que ellos son los verdaderos Homo Sapiens con pedigrí, lo cual supone un dato interesante ahora que el racismo está rebrotando en Europa y América de manera alarmante a pesar de las malas experiencias del pasado. 

Por ello pongo en su conocimiento, “señores” del Ku Klux Klan, que ustedes mismos son mestizos producto del cruce de dos especies diferentes, que ahora ya se pueden olvidar de su absurda teoría de la supremacía blanca o de la pureza de la raza aria y que necesitarán otra excusa para seguir siendo estúpidos. 

William Donta, un granjero de Ohio, sostiene una carabina semiautomática en 1987.
 De Paul Walsh - http://www.flickr.com/photos/69805768@N00/2859898521/, CC BY-SA 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=15873970

Este post viene a complementar uno anterior publicado el 26 de Febrero de 2016 en este mismo sitio web, a la vez que intenta servir de recordatorio de lo absurdas que son las creencias que fundamentan la xenofobia y el racismo.